15º CONFERENCIA NACIONAL SOBRE POLÍTICAS DE DROGAS

El Secretario Nacional de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR) Roberto Moro inició la ceremonia de apertura, señalando que “no luchamos en contra de la drogas” en referencia al cambio de nombre de la Secretaría y el paso de la cuestión del narcotráfico al área de Seguridad, y explicó que “cambiamos el eje teniendo en cuenta el sujeto y no a la sustancia”. “Es fundamental que existan políticas públicas basadas en evidencia y que trasciendan los tiempos políticos” agregó y explicó que “esta gestión  va a invertir mucho en prevención y estamos invitando a las organizaciones sociales a que presenten proyectos preventivos que financiaremos desde la Secretaría”. “Queremos empoderar la comunidad y generar cambios en el lugar donde se trabaja”, concluyó.

Por su parte, Graciela Touzé, presidenta de Intercambios AC recalcó que “este Congreso sigue teniendo una deuda con las miles de personas que continúan siendo criminalizadas por una acción privada, al no debatir una reforma de la ley de drogas que despenalice la tenencia y el cultivo para consumo personal”. Por otro lado, destacó la perspectiva de derechos y desestigmatización del Plan Nacional de Reducción de la Demanda de Drogas. Sin embargo, lamentó que “el Plan no haga ninguna mención a la no criminalización, considerando que una de las principales causas que motivan los procesos de estigmatización social de los usuarios es su criminalización”. Finalmente, Touzé manifestó preocupación de “que se promuevan los Tribunales de Tratamiento de Drogas que hacen perdurar la amenaza de sanción penal o administrativa sobre los consumidores”.

A continuación Nora Luzi, coordinadora del Área de Gobernabilidad Democrática en el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), subrayó que “el fenómeno del consumo de sustancias es complejo y hay que abordarlo desde las distintas aristas que presenta, pero con el eje puesto en las personas y garantizando sus derechos”. Luego destacó el impulso de la agenda 2030, que “es una agenda para todos los países independientemente del nivel de desarrollo” y resaltó la “necesidad de contar con datos: evidencia empírica para definir y ajustar políticas públicas”.Por último hizo hincapié en que el tráfico de drogas “hay que pensarlo como una de las manifestaciones del crimen organizado, que impacta en la paz y seguridad internacional y genera severas violaciones a los derechos humanos en distintas partes del mundo”.

Cultivadores de cannabis: “No vamos a dejar de denunciar todo lo que venimos sufriendo”

Facundo Rivadeneira, representante del Frente de Organizaciones Cannábicas Argentinas (FOCA) puso énfasis en la persecución a los usuarios y explicó los pormenores de las “articulaciones con el ministerio de seguridad, a quienes informaron detalles de allanamientos” En este sentido, mostró la preocupación por el robo a los cultivadores: “detrás de cada robo hay un allanamiento y una privación de la libertad de cultivo y amenazas” explicó. “No vamos a dejar de denunciar todo lo que venimos sufriendo. La Campaña de narcotráfico cero genera cada vez mas listas de compañeros allanados. Cada día son más los allanamientos”, indicó. Por último, denunció que “el Estado esta trabando el avance de personerías jurídicas de organizaciones que trabajan con este tema”.

Mariano Fusero, director del Área Política de Drogas de la Asociación Pensamiento Penal hizo un recuento de la historia de la prohibición y explicó que “el racismo y la xenofobia conformaron la base de la prohibición y la guerra a las drogas como estrategia de control social. La evidencia científica contrasta con los argumentos que sostuvieron la prohibición” declaró. Luego criticó los discursos prohibicionistas a nivel local y la criminalización de los usuarios. Sobre la ley de cannabis medicinal sugirió que “esa conquista es reconocer un derecho humano” y que “se logró la ley posible”.

Para más información haga clic AQUÍ